All posts tagged “Álbum Ilustrado

¿Cómo tomó forma “Mister Black”?

      – ¿Ya lo tienes?

Miguel me ha llamado esta mañana. Ha recibido nuestro libro, Mister Black, recién llegado desde Francia. A mí aún no me ha llegado, así que me tengo que conformar, de momento, con su alegría y sus primeras impresiones. Han sido cuatro años pensando en nuestro vampiro y, por fin, el libro.

Interior La invasión marciana (A Buen Paso, 2014)

      Miguel Pang y yo nos conocimos a través de Arianna Squilloni, editora de A Buen Paso, que nos reunió para La invasión marciana, un álbum divertido y loco al que los dos tenemos muchísimo cariño. Trabajamos muy a gusto y a mí me encantó el universo tan personal de Miguel, sus ilustraciones extravagantes y llenas de fuerza, sus referencias visuales, tan alejadas de lo habitual. Un tiempo después decidimos que nos apetecía preparar un nuevo libro juntos y ver qué salía. Le envié un par de textos y eligió uno aún apenas esbozado. Era una idea que yo acariciaba desde hacía tiempo, la historia de un personaje que ama el color rosa pero debe mantenerlo en secreto.

      Esta historia tiene su origen en el pequeño conflicto que tenía yo de niña con este color. Por una parte me encantaba, como a la mayoría de las niñas, y por otra parte lo rechazaba de plano, asociándolo con una imagen de las chicas demasiado cursi y limitada. En aquellos años quería parecerme todo lo posible a mis dos hermanos, no mucho más mayores que yo, y que se pasaban el día jugando juntos. Con el tiempo llegarían mis dos hermanas pequeñas, pero en aquel momento la diversión estaba, claramente, en el cuarto de los chicos. Por lo tanto, yo me interesaba vivamente por todo lo que me acercase a ellos y despreciaba, como una pequeña snob, lo que consideraba “cosas de chicas”. Y eso incluía, en primer lugar, las cosas de color rosa.

The Pink and Blue Proyect – JeongMee Yoon´s

Cuando iba a casa de algunas de mis amigas descubría todo ese mundo de cosas apetecibles, series de dibujos de chicas, muñecas a las que maquillar, pulseras de plástico plateado con cristales de colores, pero tenía muy claro que debía despreciarlas. Yo hacía karate en vez de ballet, jugaba con los Clicks de Playmobil en vez de con Barbies, veía Sherlock Holmes en vez de Candy Candy. Bueno, sí, me perdí algunas cosas, pero ¡disfruté tantísimo de todo esto!

Sea como fuere, se quedó en mí esa sensación de anhelar algo de manera secreta, ese pequeño conflicto con tu identidad. Y como suele pasar con tantos aspectos de la vida, y tantas experiencias, esa sensación pequeña, casi anecdótica, se mostró con el tiempo como una especie de metáfora de otros conflictos personales con los que nos vamos encontrando. Un puente que te ayuda a entender, de algún modo, lo que otros pueden sentir a escalas y con intensidades muy distintas.

Así que Mister Black, un vampiro que ama el rosa en un mundo en el que esto no está bien visto, es una historia sobre nuestros secretos y nuestros anhelos. Sobre la libertad de ser y sentir. Sobre la intolerancia y la hipocresía que a veces mueven al grupo, aunque luego, uno a uno, como individuos, todos alberguemos peculiaridades, pasiones, deseos, que se salen del molde, que nos hacen pensar si quizá eso nos señalará, nos hará “distintos” a ojos de quienes queremos agradar, de quienes queremos que nos acepten.

En ese primer boceto, Mister Black se llamaba Mr. Pink, y no era un vampiro. En vez de un descapotable rosa conseguía un elefante de ese color. Todo estaba ahí y todo era distinto. Y entonces Miguel comenzó a trabajar sobre esas primeras frases, y mi historia se llenó de monstruos, y de un look funky que él compartió conmigo mostrándome este vídeo:

      ¿Quién podría resistirse?

Me encantó que el personaje fuese un vampiro. Y que el mundo Pang hubiese hecho explosión de ese modo en el interior de mi historia. Pasé un tiempo dándole vueltas, sin saber exactamente cómo madurar la historia para que funcionase. No había prisa, pensé que si le seguía dando vueltas iría encajando. Y así fue. Un día me di cuenta de que Mr. Pink debía ser, en realidad, Mr. Black. Que el elefante era un descapotable. Que un hecho fortuito, un incendio, revelaría ante sus ojos la verdad, que todos, en la intimidad, somos extravagantes, poco convencionales, más libres de lo que aparentamos… ¡o eso quiero pensar! La revolución es permitir a cada uno ser como quiere ser, como se siente, y celebrarlo. Que eso sea motivo de encuentro, de maravilla, de disfrute.

Sí, ya nada volvería a ser lo mismo.

Boceto para “Mister Black” by Miguel Pang

Con un texto más definido, Miguel comenzó a trabajar el mundo de Mister Black y de los otros personajes, en el interior de su castillo, en ese mundo rosa que esconde en él. Fue un trabajo largo. Es lo que tienen los proyectos personales. Se intercalan otros proyectos con plazos de entrega, se experimenta con técnicas o papeles o colores nuevos que llevan a dar algunos rodeos… se establece con ellos una especie de lucha entre las expectativas de lo que quieres lograr en ese momento de libertad y lo que uno es capaz de hacer. Se aprende, se avanza, se conquista, centímetro a centímetro, ese terreno que hemos avistado de lejos. Te pierdes y te encuentras. Y es por eso precisamente que este tipo de proyectos merecen tanto la pena, por lo que suponen de desafío, de esos desafíos que nos acelera el pulso y nos hace sentir que estamos haciendo precisamente lo que queremos hacer. O intentándolo.

Trabajo en proceso: “Mister Black” by Miguel Pang

En un momento dado, cuando varias de las ilustraciones ya habían tomado forma, Miguel se entrevistó con Valerié Cussaguet, de Les fourmis rouges, la editorial francesa, ubicada en Montreuil. Un proyecto editorial bien construido, con libros excelentes y algunos de autores españoles a quienes apreciamos mucho, como  Manuel Marsol con “La montagne”  o  Antonio Ladrillo con Un… monde merveilleux!” . Valeriè conectó con el álbum y para nosotros fue una gran alegría tener la oportunidad de trabajar con ella.

Boceto para “Mister Black” by Miguel Pang

¿Qué hace una editora como Valeriè con un proyecto como el nuestro? Como decía en un post anterior, pienso que el editor aporta una mirada algo más descansada y también más afilada sobre el libro, fruto de la experiencia y también de su posición de mediadora. El editor o editora no olvida nunca al lector, y con su trabajo trata de tenderle una mano. Así que desde su posición busca potenciar al máximo las cualidades de los autores, su riqueza creativa, asumiendo los riesgos que desean explorar, pero sin perder de vista que el trabajo ha de ser legible, eficaz, que debe comunicar más allá de ese diálogo interno que se ha generado entre los creadores y su obra. Ahí está el debate y el desafío. Es distinto en cada libro, y con cada libro aprendes nuevas cosas.

Trabajo en proceso – “Mister Black” por Miguel Pang

Esta no ha sido la única tarea de Valeriè. El trabajo junto al diseñador, la toma de decisiones importantes respecto a los aspectos formales del libro: formato, papel, acabados y otros mil detalles, marcan sustancialmente la diferencia y hacen del libro un objeto precioso, un tesoro en sus distintas dimensiones.

Y así, paso a paso, el libro va tomando forma hasta sus últimos detalles. Y un día recibo una llamada de Miguel, feliz, contándome que ya tiene el primer ejemplar, mientras yo aún espero ansiosamente a que lleguen los míos y Valeriè, desde Montruil, nos escribe para saber nuestras impresiones. Y en unos días comenzará la vida de Mister Black junto a los lectores, y ellos se asomarán a su historia y, con un poco de suerte, el libro que hemos creado entre todos entrará en combustión y arderá inagotablemente para ellos.

Álbumes a fuego lento

Estos meses, en distintos puntos del planeta, se van cocinando a fuego lento los álbumes que saldrán a la luz en otoño de 2018. Sintiéndome muy afortunada, miro por encima del hombro de los ilustradores que trabajan en los textos que escribí, haciéndolos propios, llenándolos de nuevas lecturas, emociones y miradas que se suman a las mías.

¿Quereis mirar conmigo?

Desde Chile, con infinita ternura y delicadeza, con humor y mil detalles que te invitan a perseguirla en el juego, Isabel Hojas, con quien ya publiqué La familia de la vajilla impar, Premio Edelvives 2016, trabaja en una clase de niños de lo más inquietos. Para la Editorial Amanuta.

Isabel Hojas, 2018 – boceto

 

En Italia (y donde quiera que vaya, pues es difícil seguirle los pasos), Anna Castagnoli explora un mundo de pasteles y escurridizos deseos, una historia de amor para paladares exquisitos. Todo auspiciado por Los Cuatro Azules.

Anna Castagnoli, 2018 – boceto

 

Y entre España y Francia, Miguel Pang, que ilustró mi querida Invasión Marciana para  a Buen Paso, trabaja de noche y de día en una historia oscura y luminosa a partes iguales, con imágenes fantásticas, trepidantes y deslumbrantes. Con la cuidada atención, desde París, de Les Fourmis Rouges.

Miguel Pang, 2018 – trabajo en proceso

 

Sí, definitivamente creo que va a ser un otoño excepcional. Pero, de momento… ¡shhh! Dejémosles trabajar.

Teo Muchosdedos, del jardín a tu librería

Teo Muchosdedos es un cuento sobre jardines. Sobre arbustos, tijeras, burros de ojos dulces, granjeros amables, vecinos cotillas, caballeros soberbios y visitas en carroza.

Este es un cuento sobre un hombre modesto y un hombre poderoso. Sobre los pequeños placeres y las grandes ambiciones. Sobre pasteles de manzana y bolsas repletas de oro.

Este es un cuento sobre magnolios, cerezos, zanahorias y tomates, ¡muchos tomates! Pero sobre todo es un cuento sobre la perseverancia y el amor por las cosas bien hechas.

Editado por A Buen Paso, Barcelona, octubre 2017

Ilustraciones de Pere Ginard

Lee aquí las primeras páginas

 

 

Teo Muchosdedos

Termina el verano y es el momento de ultimar algunos detalles de los libros que saldrán este otoño. En este momento estamos terminando de dejar listo Teo Muchosdedos, un libro ilustrado por Pere Ginard y publicado por A Buen Paso que llegará a las librerías entre octubre y noviembre.

Pruebas de maquetación, correcciones, últimos cambios… En el caso de los libros ilustrados, álbumes y libros informativos este es un momento doblemente interesante para mí. Por una parte, tienes por primera vez una visión de conjunto del trabajo que han estado realizando los otros miembros del equipo: editora, ilustrador, diseñador. Ahora es un poco menos tuyo y más de todos, y en ese gesto el texto ha crecido, se ha enriquecido y, con un poco de suerte, ha ganado en niveles de interpretación. Por otra parte, ahora que el libro comienza realmente a tomar forma  te enfrentas nuevamente al texto tratando de mantener cierta distancia que te permita ser precisa. Precisa para hacer las correcciones necesarias, pero no más. Precisa para limpiar y despejar, pero no traicionar el tono del texto. Precisa para mejorar, pero no volver loco al maquetador con tus cambios, priorizando lo necesario y aceptando que todo texto podría mantenerse vivo y cambiante a lo largo de tu vida.

ilustración de Pere Ginard para “Teo Muchosdedos”, editorial A Buen Paso 2017

 

Teo Muchosdedos es un cuento sobre jardines y jardineros, sobre la paciencia y el amor por los detalles, sobre la capacidad que tiene el trabajo bien hecho de hacernos felices. Y cuando me siento ahora a escribir sobre su inminente llegada a las librerías, eligiendo algunas de las ilustraciones que ha realizado Pere Ginard y pensando en el cuidadoso trabajo de la editora de A Buen Paso, Arianna Squilloni y en el trabajo siempre esencial del diseñador, Miquel Puig, me doy cuenta de que ese mismo amor de Teo por los jardines lo tenemos muchos por los libros. O por los jardines y los libros. O por los jardines, los libros y  las personas que viven de este modo, tratando de que cada nuevo trabajo sea algo especial, algo en lo que volcar lo que sabemos para que crezca y perdure lo que tenga que perdurar (quizá una radiante estación, quizá cien sabios años).

 

Entrevista en RTVE.es

Un cuento compara la historia de las familias con la de sus vajillas

JESÚS JIMÉNEZ (@vinetabocadillo) por JESÚS JIMÉNEZ (@vinetabocadillo) / 28.11.2016

A veces las cosas a las que prestamos menos atención son las que mejor resumen nuestra historia, como nuestras vajillas, que sufren tantos cambios como los miembros que componemos cada familia. Ese es el argumento de La familila de la vajilla impar (Edelvives), un precioso libro ganador del V Premio Internacional Álbum Ilustrado Edelvives. Hemos hablado con sus autoras, la escritora Española Catalina González Vilar y la ilustradora chilena Isabel Hojas.

“El álbum –asegura Catalina- cuenta la historia de una familia a lo largo de una serie de años. Sin embargo, mientras las ilustraciones nos muestran una sucesión de escenas domésticas: meriendas en el campo, tardes en casa, peleas, acampadas, primeros besos… el texto se centra en el recuento de las piezas de la vajilla de la familia, que página tras página sufren toda clase de pequeños accidentes y extravíos”.

“Me gusta mucho lo que escribe Catalina –asegura Isabel Hojas- y desde que la conocí y conocí su trabajo, quise ilustrar alguno de sus textos. La historia de la vajilla me tocó personalmente porque me crié en una familia grande, que no es muy hábil demostrándose los cariños, pero la mesa y la comida rica nos reúne, así sea con mantel descolorido, cubiertos desparejados y platos saltados”.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

Reunidos alrededor de la mesa

La historia de las familias podría resumirse alrededor de una mesa, con la vajilla como testigo: “En realidad es algo que nos sucede a todos –asegura Catalina-. ¿No tienes a veces la sensación de que muchas de las piezas de la vajilla que te acompañaron en la infancia tienen una historia, y que uniendo esas pequeñas historias podrías contar quiénes sois tú y tu familia, qué habéis vivido y qué cosas son importantes para vosotros?”.

“A la vez –continúa la escritora-, son cosas frágiles, que se rompen, se pierden, que no podemos retener, especialmente si les damos uso. Hay un ideal de números pares para las vajillas, seis, doce, veinticuatro. Así son cuando las compras. Y luego llega la vida y todo se trastoca, cambia, es de otro modo. Afortunadamente, la perfección no lo es todo, ni mucho menos, y de eso va también el cuento”.

Un cuento que también tiene mucho de autobiográfico (de ambas autoras), como confiesa Isabel Hojas: “La inspiración viene de todos lados, viene de la vida propia y ajena, pero puede ser que este libro en particular, tenga mucho de la vida familiar de Catalina y mía”.

Además, el libro también tiene una parte de juego para los más pequeños: “Sí, es algo que tanto Isabel como yo teníamos muchas ganas de incluir en el libro. Queríamos un álbum en el que el lector pudiese sumergirse, que continuase sorprendiéndolo después de varias lecturas. Por eso no solo se trata de encontrar en la ilustración todas las piezas de la vajilla que se nombran, y averiguar cómo se perdieron o extraviaron las que faltan, sino de estar atentos a los detalles que cuentan la historia de la familia a lo largo de esos años, pequeñas tramas divertidas de descubrir”.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

La familia de la vajilla impar

Está claro que La familia de la vajilla impar está basada en una familia de otra generación, porque ya casi no quedan familias tan numerosas: “La familia del libro –asegura Catalina-está compuesta por un padre, sus tres hijos, dos chicos y una chica, y la abuela. Es una familia impar en más de un sentido, como su vajilla”.

“Estos son los personajes principales –continúa la escritora-, pero el círculo familiar es más amplio y abarca a sus vecinos, ¡tan pelirrojos!, y a otro matrimonio, ¿quizá son sus tíos? Además, no nos podemos olvidar del canario, el perro, la gata y sus cachorros. ¡Es un álbum con muchos personajes!”.

Isabel nos comenta cómo ha dibujado a estos personajes: “Los miembros de la familia son gente grandota, hecha de tinta y témpera, rellena con recuerdos revueltos de gente querida”.

“Creo que el gran mérito de Isabel en este álbum –afirma Catalina-, más allá de todos los juegos y las pequeñas claves que encierran las ilustraciones, es que ha conseguido crear en él una atmósfera acogedora, convertirlo en un lugar donde quedarse. A lo largo de la vida de una familia hay de todo, también momentos tristes y momentos de enfado, y eso hemos querido reflejarlo, pero la delicadeza de Isabel al tratar todos los temas permite que el álbum nunca deje de ser una historia sobre el hogar y las personas que se quieren”.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

Un cuento para compartir y para aceptar los cambios

Catalina resume así al moraleja de este cuento: “Disfrutar de lo que se nos ofrece, sí, pero también aceptar que la vida está llena de cambiosde pérdidas y hallazgos, que no hay un único modelo de familia, que lo importante, en definitiva, son las relaciones personales, la red de afectos y momentos compartidos”.

“Estas son las ideas que están en el corazón del álbum, pero no de un modo evidente –continúa-. En realidad hay muchas capas de lectura, un niño pequeño se fijará en las mascotas de la familia, otro buscará similitudes con sus propias actividades o se preguntará sobre las peculiaridades de su propio núcleo familiar”.

“A muchos niños les encantará el juego de buscar las cucharas, platos y vasos, otros querrán hablar sobre el personaje de la abuela o mirarán en sus armarios y preguntarán por la historia de esas copas que sus padres solo utilizan en Navidad… Es un libro para detenerse y mirar, para descubrir pero, sobre todo, para hablar.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

Una fantástica ilustradora

Aunque sus obras no hayan llegado a España con regularidad, Isabel Hojas es una de las ilustradoras chilenas más interesantes de la actualidad, con obras como Gabriela, la poeta viajera (Premio Marta Brunet 2008 y seleccionado en la Lista de Honor IBBY 2010), Sabores de América, o Palabras, regalo palabras.

Destaca la calidez, el humor, la cotidianidad y el colorido de estas ilustraciones que podríamos enmarcar. “El estilo de las ilustraciones –nos comenta- no lo elijo muy conscientemente…se va dando de a poco, cuando ya he definido los personajes y empiezo a armar el escenario en que se mueven. Y eso –que no sé si llamarlo estilo- siempre guarda una distancia con lo que proyecté al comienzo. Creo que los colores en este libro fueron determinantes, porque me importaba mucho la atmósfera de los distintos momentos que representaba el libro, y el papel sobre el que están hechas las ilustraciones me ayudó en eso”.

Y es que el cariño que pone en sus ilustraciones queda claro desde el momento en que elige hasta un papel especial para realizarlas: “Es un papel de ferretería que se usa para emparejar las paredes antes de empapelar –afirma Isabel-. Me gusta la manera en que absorbe las tintas, lo hace muy diferente a los papeles de acuarela tradicionales porque no tiene ningún tipo de apresto, ni sabe de algodón”.

“Al ser un papel de uso ferretero –continúa-, es ácido y se amarilla con el tiempo. Las ilustraciones se van amarillando y oscureciendo, como pasa con el papel de diario viejo. Las imágenes se van a perder en algún momento, parecido a lo que pasa con las fotos polaroid”.

En cuanto a sus proyectos, Isabel nos comenta que: “Estoy trabajando con la Cata en un nuevo libro para Amanuta, una editorial chilena. Espero que llegue allá cuando esté terminado”.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

Una autora imprescindible en la literatura infantil y juvenil

En cuanto a Catalina González Vilar, es uno de los nombres imprescindibles de la literatura infantil y juvenil actual, habiendo ganado casi todos los premios del sector, desde el Barco de Vapor (El secreto del huevo azul, 2012), hasta el III Concurso Internacional de narrativa juvenil de la Editorial Nostra (México), por Miss Taqui; o el V Premio Villa de Pozuelo de Alarcón de novela juvenil por Los coleccionistas.

Portada de 'Lila Sacher y los muelles del horizonte'Portada de ‘Lila Sacher y los muelles del horizonte’

Además de La familia de la vajilla impar, la escritora acaba de publicar el segundo libro de la saga protagonizada por Lila Sacher, una niña exploradora. Su título es Lila Sacher y los muelles del horizonte.

“Es una novela de aventuras –asegura Catalina-, la segunda protagonizada por Lila tras Lila Sacher y la expedición al norte. Esta vez ella y su tío deciden tomarse unas Verdaderas Vacaciones, así, con mayúsculas, y viajan hasta Opalina, una ciudad de ensueño famosa por sus atardeceres. Sin embargo, cuando llegan allí descubren que no es tan fácil como pensaban convertirse en unos simples turistas y dejar atrás las aventuras”.

“En esta novela hay faros, posadas, barcos, ciencia, arte, romances, inventos, niebla, ¡mucha niebla! y nuevos amigos para Lila y tío Argus” -comenta la autora-.

“Mi idea –añade Catalina- es que la serie de Lila Sacher continúe. Son unos personajes con los que me siento como en casa, hacen que mi imaginación se dispare y también me hacen reír. La sensación es de que me gusta estar con ellos, y muchos lectores parecen sentir lo mismo. Después de todo, ¿quién no quiere tomarse una verdaderas vacaciones con alguien como tío Argus y Lila Sacher?”

En cuanto a nuevos proyectos… “¡2017 promete ser un año interesante! –afirma Catalina- Me hace mucha ilusión un álbum que está ilustrando Violeta Lópiz y que publicará A Buen Paso, una novela juvenil ambientada en el Amazonas con SM, y un nuevo proyecto con Isabel Hojas, esta vez con la editorial chilena Amanuta. ¡Estoy feliz de volver a trabajar con ella!”.

¡Ya en librerías! La familia de la vajilla impar – Premio Edelevives 2016

 

Esta es la historia de la familia de la vajilla impar.

Si te asomas, apuesto a que te va a encantar.

Cuenta como grandes y pequeños jugaron, pelearon, se cuidaron y crecieron sin parar.

 

picnic-final-vajilla-impar-170px-web

 

Pero… ¿qué ocurre?

¡EN ESTE ÁLBUM HAY ALGO MÁS!

 

pelea-vajilla-impar-1070px-web

 

Está lleno de tazas rotas, vasos que vuelan, cucharas perdidas 

y soperas que ya no se pueden tapar.

Después de todo, este es el hogar de la familia de la vajilla impar

y estas cosas… pueden pasar.

 

¿Estás preparado?

¿Crees que lo podrás soportar?

Abre bien los ojos y no dejes de contar, 

lo creas o no lo creas, todo lo que se nombra

¡tiene que estar!

 

beso-vajilla-impar-1070px-web

 

(Ah, y sí, sí, estamos de acuerdo,

cuando nadie mire 

puedes utilizar los dedos 

para contar)

¡Ganamos el Premio Álbum Ilustrado Edelvives 2016!

El álbum Una vajilla impar,  ilustrado por Isabel Hojas y escrito por mí, ha ganado el Premio Internacional Álbum Ilustrado de Edelvives 2016. Un alegría que nos encanta compartir con nuestros lectores a ambos lados del charco.

Isabel Hojas, ilustradora

Isabel Hojas, ilustradora

¿Y cómo surgió este proyecto? Veamos… Isabel Hojas  y yo nos conocimos hace poco más de cuatro años, en la Feria del Libro de Guadalajara, México. En uno de los hoteles cercanos al Feria nos juntamos por casualidad un pequeño grupo de ilustradores, agentes y autores de ambos lados de océano y durante unos días disfrutamos de fantásticos desayunos y divertidas cenas en tan buena compañía.

Así nos hicimos amigas Isabel, chilena, y yo, española. Y así conocí su trabajo, variado y sugerente en cada libro, pero aún más, lleno de emoción y calidez, como ella misma. Y a partir de ahí, ha ido creciendo nuestra amistad transoceánica y este proyecto en común.

La historia del álbum es muy sencilla, se trata del recuento que hace un padre de familia de las piezas de vajilla que tienen en casa. Una vajilla que dista mucho de estar completa, y que irá rompiéndose, extraviándose o siendo reutilizada para otros fines.

Este inventario, continuamente corregido, nos permite recorrer distintas escenas de la vida doméstica de los protagonistas y también avanzaren el tiempo, pues los hijos crecen, algún ser querido desaparece, el padre envejece. Como ocurre con la propia vajilla, también la vida está llena de cambios, pérdidas y hallazgos. Al final, las imágenes nos cuentan que lo que importa es cómo se disfruta de esos platos, esas tazas y esas cucharillas, o dicho de otro modo, cómo entrelazamos nuestras vidas a las de nuestra familia y a las de las persona que queremos.

Una-vajilla-impar---Isabel-Hojas---piccnic-720px

Ilustración interior de “Una vajilla impar”, por Isabel Hojas

Por si esto fuese poco, Isabel ha puesto en este álbum mucho de sí misma. Por eso, mientras iba esbozando la vida de la familia protagonista, con sus momentos felices y sus momentos tristes, pero con mucho amor, hemos podido compartir esas sensaciones y esa forma de entender la vida.

Para mí este proyecto ha sido algo que ha servido para armar nuestra amistad, para cuidarla y hacerla crecer. Intercambiar emails con Isabel, cada una con nuestra estación del año, cada una con nuestro horario, cada una con sus pequeñas historias vitales como trasfondo del trabajo en común, sigue siendo una alegría. Ahora toca celebrar este Premio de Ilustración de Edelvives y seguir trabajando. ¡Qué gran suerte!

Nuestro cocodrilo viaja a Bolonia

Cada año la Feria de Libros para Niños de Bolonia, la más importante en este ámbito, reserva un espacio para exponer una selección de trabajos de ilustradores de todo el mundo.

Es una alegría que este año hayan seleccionado de nuevo el trabajo de Iratxe López de Munáin, en concreto  las ilustraciones que ha realizado para nuestro proyecto en marcha, “El cocodrilo que buscaba el Nilo”.

Felicidades también a Violeta Lopiz, Manuel Marsol y los demás ilustradores seleccionados. Es una suerte para los autores ¡y los lectores! contar con personas con tanto talento.

comment 0

Iratxe y nuestro cocodrilo

Se habla a menudo de la soledad del escritor. De las horas que pasamos en silencio frente al teclado o inmersos en la lectura. 

Aunque a muchas personas esta perspectiva les parecerá temible, estoy segura de que otras tantas, o incluso más, serán capaces de apreciar el enorme privilegio de esa soledad. La soledad elegida. La soledad necesaria para estar con uno mismo. La soledad que puede poblarse de voces, las de tus personajes, las del recuerdo, las de los libros que conversan contigo.

Sin embargo, no sé si se ha hablado tanto de la alegría de trabajar con un ilustrador o ilustradora cuyo trabajo te emociona y con quien puedes dar vida a un  proyecto que suma los frutos de esas dos soledades.

Ayer Iratxe de Munáin me envió las primeras ilustraciones de un álbum que tenemos entre manos. Se trata de un proyecto personal, la historia de un tímido cocodrilo en busca del Nilo. Habla del temor y de la excitación frente a la aventura. De los riesgos y las recompensas que implica salir a la búsqueda.

Fue muy emocionante comenzar a ver la historia tomando cuerpo en las imágenes. Esa historia imaginada por mí e inmersa ahora en el universo de Iratxe, enriquecida por todo lo que resuena en el silencio de su estudio, mientras trabaja con los colores, el trazo, la composición.

Uno de esos momentos en los que la soledad creativa encuentra su contraste perfecto. Y te sientes afortunada por partida doble.