Lampedusa lector

El viernes visité la exposición sobre las lecturas de Lampedusa que se expone en la Casa del Lector, en Matadero, Madrid. Es una exposición modesta en su aspecto pero muy rica en contenido, ofrecido en pequeñas píldoras.

Ordenados por tradiciones literarias, anglosajona, francesa y con una pequeña visita a las lecturas españolas de Lampedusa, se exponen algunos de los libros que pertenecieron a su biblioteca personal, así como apuntes manuscritos en los que recoge las impresiones que sobre estos quería compartir en sus sesiones de lectura con su joven discípulo, Francesco Orlando.

 

Lampedusa-library-1070px

Biblioteca de Lampedusa

 

Cada autor viene acompañado de un breve texto introductorio, siempre interesante, y se destaca una cita de Lampedusa referente a él. En mi opinión el gran mérito de la exposición es que estas citas están muy bien escogidas y son tan potentes que bastan para darle fuerza y vida al recorrido. A través de ellas logramos sentir la gran pasión de Lampedusa por estos autores y podemos hacernos una idea de la profunda comprensión que tenía de sus logros y de la arquitectura que sostenía sus obras.

Como muestra tres de sus apuntes:

«Stendhal ha logrado resumir una noche de amor en un punto y coma».

«La Rochefoucauld desmonta tornillo a tornillo el mecanismo de las acciones humanas y consigue encontrar el eje que lo mueve todo: lo que él llama amor propio y ahora nosotros llamamos egoísmo. Nos presenta una humanidad brutal a pesar de la perfecta urbanidad del lenguaje y el estilo de diamantina simplicidad y claridad».

«Las ideas de Montaigne puede ser bellas y buenas; otros las tuvieron antes que él, otros las tendrán después. Las ideas se dan siempre en número limitado, como las sensaciones, como las confesiones. La única droga que embalsama por los siglos de los siglos la momia de las ideas, es el estilo. El estilo de Montaigne.»

 

Lampedusa-en-un-banco-720px

Giuseppe Tomasi Lampedusa (Palermo, 1896 – Roma, 1957)

 

Remata la exposición un manuscrito de El Gatopardo – con una caligrafía limpia y extremadamente ordenada, en lo que supongo que será una copia en limpio de la obra-, fragmentos mecanografiados de su famosa novela, y un recorrido paralelo por la adaptación que hizo de ella Visconti en 1963.

«Leer bien para vivir mejor», es el subtítulo de esta exposición en la que junto a Mercedes Monmany ha participado como comisario el hijo adoptivo de Lampedusa, Gioacchino Lanza Tomasi. Toda una declaración de principios o quizá solo una forma de estar en el mundo.