Entrevista para La Gata de Almohada

A raíz de la concesión del Premio Álbum Ilustrado Edelvives 2016 a Una vajilla impar, estuve conversando con Mariluz, de La Gata de Almohada, sobre el trabajo que hay detrás de este proyecto y otras curiosidades más.

Traslado aquí una de las cuestiones que se plantearon, acerca del trabajo entre ilustrador y autor. La entrevista completa podéis encontrarla en este enlace.


L.G.A: Hemos leído en tu blog la bonita relación, si nos permites la palabra, gestada entre tú y la ilustradora de este libro, Isabel Hojas. ¿Cómo de importante es para ti que entre ambos creadores en este caso, haya esa chispa? ¿Cómo ha funcionado en Una vajilla impar?

La «chispa» personal entre el ilustrador y el escritor no es imprescindible para que un proyecto vea la luz, ni para que sea excelente. El editor puede hacer perfectamente de bisagra, de tal modo que ni siquiera lleguemos a conocernos personalmente. De hecho, probablemente este sea el camino más habitual, y yo estoy feliz con algunos libros que se han resuelto de ese modo. Sin embargo, para mí es un gran placer trabajar con ilustradores cuyo trabajo me interesa y con los que me siento cómoda, a gusto. Formar equipo con ellos, sorprenderme con los resultados que van obteniendo, encontrar el equilibrio en la forma de trabajar, distinta para cada persona, aprender a mirar a través de sus ojos. Todo eso me enriquece mucho, y me siento muy afortunada de poder disfrutarlo.

Eso incluye la relación personal que se establece con el ilustrador con el que estás armando el proyecto. Generalmente los contactos son a distancia, a través de mails y llamadas, y para alguien que trabaja muchas horas a solas, como decía antes, incluir este tipo de dinámicas dentro de la rutina cotidiana es muy refrescante.

 

gato-Isabel-Hojas-web-

 

Con Isabel Hojas la «chispa» ha estado ahí desde el primer momento. Nos conocimos, nos hicimos amigas y pensamos en hacer algo juntas. Por eso digo que para mí este álbum está unido indisolublemente a ese proceso en el que hemos ido ir cultivando y afianzando nuestra amistad. Y eso forma parte de las recompensas cotidianas de las que hablaba antes. Un nuevo boceto que llega a tu correo, un intercambio de opiniones sobre esta o aquella ilustración, contarnos cómo nos va la vida… todo eso hace que el trabajo esté entrelazado con lo que le da sentido.

Un placer y una alegría colaborar con esta estupenda revista online de literatura infantil y juvenil.

P.D. La imagen principal de la entrada es la mesa de Isabel Hojas en algún punto del proceso de trabajo de La vajilla impar.