Álbumes a fuego lento

Estos meses, en distintos puntos del planeta, se van cocinando a fuego lento los álbumes que saldrán a la luz en otoño de 2018. Sintiéndome muy afortunada, miro por encima del hombro de los ilustradores que trabajan en los textos que escribí, haciéndolos propios, llenándolos de nuevas lecturas, emociones y miradas que se suman a las mías.

¿Quereis mirar conmigo?

Desde Chile, con infinita ternura y delicadeza, con humor y mil detalles que te invitan a perseguirla en el juego, Isabel Hojas, con quien ya publiqué La familia de la vajilla impar, Premio Edelvives 2016, trabaja en una clase de niños de lo más inquietos. Para la Editorial Amanuta.

Isabel Hojas, 2018 – boceto

 

En Italia (y donde quiera que vaya, pues es difícil seguirle los pasos), Anna Castagnoli explora un mundo de pasteles y escurridizos deseos, una historia de amor para paladares exquisitos. Todo auspiciado por Los Cuatro Azules.

Anna Castagnoli, 2018 – boceto

 

Y entre España y Francia, Miguel Pang, que ilustró mi querida Invasión Marciana para  a Buen Paso, trabaja de noche y de día en una historia oscura y luminosa a partes iguales, con imágenes fantásticas, trepidantes y deslumbrantes. Con la cuidada atención, desde París, de Les Fourmis Rouges.

Miguel Pang, 2018 – trabajo en proceso

 

Sí, definitivamente creo que va a ser un otoño excepcional. Pero, de momento… ¡shhh! Dejémosles trabajar.