All posts filed under “Escritura

Entrevista en RTVE.es

Un cuento compara la historia de las familias con la de sus vajillas

JESÚS JIMÉNEZ (@vinetabocadillo) por JESÚS JIMÉNEZ (@vinetabocadillo) / 28.11.2016

A veces las cosas a las que prestamos menos atención son las que mejor resumen nuestra historia, como nuestras vajillas, que sufren tantos cambios como los miembros que componemos cada familia. Ese es el argumento de La familila de la vajilla impar (Edelvives), un precioso libro ganador del V Premio Internacional Álbum Ilustrado Edelvives. Hemos hablado con sus autoras, la escritora Española Catalina González Vilar y la ilustradora chilena Isabel Hojas.

“El álbum –asegura Catalina- cuenta la historia de una familia a lo largo de una serie de años. Sin embargo, mientras las ilustraciones nos muestran una sucesión de escenas domésticas: meriendas en el campo, tardes en casa, peleas, acampadas, primeros besos… el texto se centra en el recuento de las piezas de la vajilla de la familia, que página tras página sufren toda clase de pequeños accidentes y extravíos”.

“Me gusta mucho lo que escribe Catalina –asegura Isabel Hojas- y desde que la conocí y conocí su trabajo, quise ilustrar alguno de sus textos. La historia de la vajilla me tocó personalmente porque me crié en una familia grande, que no es muy hábil demostrándose los cariños, pero la mesa y la comida rica nos reúne, así sea con mantel descolorido, cubiertos desparejados y platos saltados”.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

Reunidos alrededor de la mesa

La historia de las familias podría resumirse alrededor de una mesa, con la vajilla como testigo: “En realidad es algo que nos sucede a todos –asegura Catalina-. ¿No tienes a veces la sensación de que muchas de las piezas de la vajilla que te acompañaron en la infancia tienen una historia, y que uniendo esas pequeñas historias podrías contar quiénes sois tú y tu familia, qué habéis vivido y qué cosas son importantes para vosotros?”.

“A la vez –continúa la escritora-, son cosas frágiles, que se rompen, se pierden, que no podemos retener, especialmente si les damos uso. Hay un ideal de números pares para las vajillas, seis, doce, veinticuatro. Así son cuando las compras. Y luego llega la vida y todo se trastoca, cambia, es de otro modo. Afortunadamente, la perfección no lo es todo, ni mucho menos, y de eso va también el cuento”.

Un cuento que también tiene mucho de autobiográfico (de ambas autoras), como confiesa Isabel Hojas: “La inspiración viene de todos lados, viene de la vida propia y ajena, pero puede ser que este libro en particular, tenga mucho de la vida familiar de Catalina y mía”.

Además, el libro también tiene una parte de juego para los más pequeños: “Sí, es algo que tanto Isabel como yo teníamos muchas ganas de incluir en el libro. Queríamos un álbum en el que el lector pudiese sumergirse, que continuase sorprendiéndolo después de varias lecturas. Por eso no solo se trata de encontrar en la ilustración todas las piezas de la vajilla que se nombran, y averiguar cómo se perdieron o extraviaron las que faltan, sino de estar atentos a los detalles que cuentan la historia de la familia a lo largo de esos años, pequeñas tramas divertidas de descubrir”.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

La familia de la vajilla impar

Está claro que La familia de la vajilla impar está basada en una familia de otra generación, porque ya casi no quedan familias tan numerosas: “La familia del libro –asegura Catalina-está compuesta por un padre, sus tres hijos, dos chicos y una chica, y la abuela. Es una familia impar en más de un sentido, como su vajilla”.

“Estos son los personajes principales –continúa la escritora-, pero el círculo familiar es más amplio y abarca a sus vecinos, ¡tan pelirrojos!, y a otro matrimonio, ¿quizá son sus tíos? Además, no nos podemos olvidar del canario, el perro, la gata y sus cachorros. ¡Es un álbum con muchos personajes!”.

Isabel nos comenta cómo ha dibujado a estos personajes: “Los miembros de la familia son gente grandota, hecha de tinta y témpera, rellena con recuerdos revueltos de gente querida”.

“Creo que el gran mérito de Isabel en este álbum –afirma Catalina-, más allá de todos los juegos y las pequeñas claves que encierran las ilustraciones, es que ha conseguido crear en él una atmósfera acogedora, convertirlo en un lugar donde quedarse. A lo largo de la vida de una familia hay de todo, también momentos tristes y momentos de enfado, y eso hemos querido reflejarlo, pero la delicadeza de Isabel al tratar todos los temas permite que el álbum nunca deje de ser una historia sobre el hogar y las personas que se quieren”.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

Un cuento para compartir y para aceptar los cambios

Catalina resume así al moraleja de este cuento: “Disfrutar de lo que se nos ofrece, sí, pero también aceptar que la vida está llena de cambiosde pérdidas y hallazgos, que no hay un único modelo de familia, que lo importante, en definitiva, son las relaciones personales, la red de afectos y momentos compartidos”.

“Estas son las ideas que están en el corazón del álbum, pero no de un modo evidente –continúa-. En realidad hay muchas capas de lectura, un niño pequeño se fijará en las mascotas de la familia, otro buscará similitudes con sus propias actividades o se preguntará sobre las peculiaridades de su propio núcleo familiar”.

“A muchos niños les encantará el juego de buscar las cucharas, platos y vasos, otros querrán hablar sobre el personaje de la abuela o mirarán en sus armarios y preguntarán por la historia de esas copas que sus padres solo utilizan en Navidad… Es un libro para detenerse y mirar, para descubrir pero, sobre todo, para hablar.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

Una fantástica ilustradora

Aunque sus obras no hayan llegado a España con regularidad, Isabel Hojas es una de las ilustradoras chilenas más interesantes de la actualidad, con obras como Gabriela, la poeta viajera (Premio Marta Brunet 2008 y seleccionado en la Lista de Honor IBBY 2010), Sabores de América, o Palabras, regalo palabras.

Destaca la calidez, el humor, la cotidianidad y el colorido de estas ilustraciones que podríamos enmarcar. “El estilo de las ilustraciones –nos comenta- no lo elijo muy conscientemente…se va dando de a poco, cuando ya he definido los personajes y empiezo a armar el escenario en que se mueven. Y eso –que no sé si llamarlo estilo- siempre guarda una distancia con lo que proyecté al comienzo. Creo que los colores en este libro fueron determinantes, porque me importaba mucho la atmósfera de los distintos momentos que representaba el libro, y el papel sobre el que están hechas las ilustraciones me ayudó en eso”.

Y es que el cariño que pone en sus ilustraciones queda claro desde el momento en que elige hasta un papel especial para realizarlas: “Es un papel de ferretería que se usa para emparejar las paredes antes de empapelar –afirma Isabel-. Me gusta la manera en que absorbe las tintas, lo hace muy diferente a los papeles de acuarela tradicionales porque no tiene ningún tipo de apresto, ni sabe de algodón”.

“Al ser un papel de uso ferretero –continúa-, es ácido y se amarilla con el tiempo. Las ilustraciones se van amarillando y oscureciendo, como pasa con el papel de diario viejo. Las imágenes se van a perder en algún momento, parecido a lo que pasa con las fotos polaroid”.

En cuanto a sus proyectos, Isabel nos comenta que: “Estoy trabajando con la Cata en un nuevo libro para Amanuta, una editorial chilena. Espero que llegue allá cuando esté terminado”.

Ilustración de 'La familia de la vajilla impar' Ilustración de ‘La familia de la vajilla impar’

Una autora imprescindible en la literatura infantil y juvenil

En cuanto a Catalina González Vilar, es uno de los nombres imprescindibles de la literatura infantil y juvenil actual, habiendo ganado casi todos los premios del sector, desde el Barco de Vapor (El secreto del huevo azul, 2012), hasta el III Concurso Internacional de narrativa juvenil de la Editorial Nostra (México), por Miss Taqui; o el V Premio Villa de Pozuelo de Alarcón de novela juvenil por Los coleccionistas.

Portada de 'Lila Sacher y los muelles del horizonte'Portada de ‘Lila Sacher y los muelles del horizonte’

Además de La familia de la vajilla impar, la escritora acaba de publicar el segundo libro de la saga protagonizada por Lila Sacher, una niña exploradora. Su título es Lila Sacher y los muelles del horizonte.

“Es una novela de aventuras –asegura Catalina-, la segunda protagonizada por Lila tras Lila Sacher y la expedición al norte. Esta vez ella y su tío deciden tomarse unas Verdaderas Vacaciones, así, con mayúsculas, y viajan hasta Opalina, una ciudad de ensueño famosa por sus atardeceres. Sin embargo, cuando llegan allí descubren que no es tan fácil como pensaban convertirse en unos simples turistas y dejar atrás las aventuras”.

“En esta novela hay faros, posadas, barcos, ciencia, arte, romances, inventos, niebla, ¡mucha niebla! y nuevos amigos para Lila y tío Argus” -comenta la autora-.

“Mi idea –añade Catalina- es que la serie de Lila Sacher continúe. Son unos personajes con los que me siento como en casa, hacen que mi imaginación se dispare y también me hacen reír. La sensación es de que me gusta estar con ellos, y muchos lectores parecen sentir lo mismo. Después de todo, ¿quién no quiere tomarse una verdaderas vacaciones con alguien como tío Argus y Lila Sacher?”

En cuanto a nuevos proyectos… “¡2017 promete ser un año interesante! –afirma Catalina- Me hace mucha ilusión un álbum que está ilustrando Violeta Lópiz y que publicará A Buen Paso, una novela juvenil ambientada en el Amazonas con SM, y un nuevo proyecto con Isabel Hojas, esta vez con la editorial chilena Amanuta. ¡Estoy feliz de volver a trabajar con ella!”.

¡Ya en librerías! La familia de la vajilla impar – Premio Edelevives 2016

 

Esta es la historia de la familia de la vajilla impar.

Si te asomas, apuesto a que te va a encantar.

Cuenta como grandes y pequeños jugaron, pelearon, se cuidaron y crecieron sin parar.

 

picnic-final-vajilla-impar-170px-web

 

Pero… ¿qué ocurre?

¡EN ESTE ÁLBUM HAY ALGO MÁS!

 

pelea-vajilla-impar-1070px-web

 

Está lleno de tazas rotas, vasos que vuelan, cucharas perdidas 

y soperas que ya no se pueden tapar.

Después de todo, este es el hogar de la familia de la vajilla impar

y estas cosas… pueden pasar.

 

¿Estás preparado?

¿Crees que lo podrás soportar?

Abre bien los ojos y no dejes de contar, 

lo creas o no lo creas, todo lo que se nombra

¡tiene que estar!

 

beso-vajilla-impar-1070px-web

 

(Ah, y sí, sí, estamos de acuerdo,

cuando nadie mire 

puedes utilizar los dedos 

para contar)

¡Explora! Libros de divulgación científica para niños

El pasado día 16 de septiembre, tuve la oportunidad de participar como ponente en las jornadas de divulgación científica Naukas Bilbao que tienen lugar cada año en esta ciudad. Durante dos días el Paraninfo de la Universidad del País Vasco se llena de personas dispuesta a dejarse seducir por la ciencia en este maratón de breves e intensas charlas de 10 minutos  sobre los temas científicos más diversos.

¿Qué podía compartir yo con ellos? Un tema que me emociona desde hace algún tiempo: los libros de divulgación científica para niños. La preparación de la charla   podía ser la excusa perfecta para enfrascarme en lecturas más especializadas y ampliar mi mirada de cara a futuros proyectos.

Los niños

Ilustración de Antonio Ladrillo

Los libros de divulgación científica para niños forman parte de lo que se conoce como libros informativos o libros de conocimientos. Son aquellos libros que, en oposición a los libros de texto y otros materiales académicos, comparten ciertas característicassu uso es libre, totalmente voluntario por parte del lector; sus temas y enfoques son amplísimos, pues responde a la curiosidad del niño o del autor y no a planes de estudio; aspira a enseñar al lector a pensar sobre un tema, más que a darle un contenido cerrado y, por último, es muy flexible en formatos, recursos narrativos y recursos gráficos.

Frente a la aparición de nuevas y poderosas herramientas de búsqueda de la información, como es Internet, los libros informativos no ha decaído, sino que encuentran su fortaleza en complementar y apuntalar estos nuevos procesos de aprendizaje. No basta con ser nativos digitales para encontrar en las redes lo que se busca (y lo que no se sabe que se busca) . Es necesario ser capaz de discriminar las fuentes, tener una visión de conjunto en la que encajar los nuevos conocimientos o ser consciente de la diversidad de enfoques y criterios, para  construir a partir de todo ello un aprendizaje sólido. Así pues, en un mundo saturado de información, los libros informativos ofrecen un relato ordenado y coherente, adaptado al lector, que sirve de punto de apoyo para nuevas búsquedas y amplía su visión del mundo.

Pero centrémonos en los libros de divulgación científica para niños y en qué cualidades cabría esperar de ellos.

Un buen libro de divulgación científica para niños…

1 – CONOCE EL TEMA: Es necesario conocer en profundidad un tema para ser capaz de sintetizar lo importante, explicándolo con sencillez, claridad y rigor,  y dando cabida así mismo a aquello más anecdótico que alimenta la curiosidad del lector y el placer por descubrir .

el-profesor-astro-cat-2

El profesor Astro Cat y las fronteras del espacio, Dr. Dominic Walliman y Ben Newman, Barbara Fiore Editora, 2014

 

2 – CONOCE AL LECTOR: Lejos de pensar en él como un lector empequeñecido, un buen libro de divulgación tiene muy presente que el niño es un lector exigente y minucioso que  desea ser tratado con respeto y es capaz de apreciar el esfuerzo creativo que el autor realiza.

Es importante partir de sus experiencias previas y su nivel de conocimientos, adelantándose a sus preguntas, poniendo en cuestión sus creencias instintivas y alentando en él nuevas expectativas.

Agujeros de la nariz, Genichiro Yagyu

Agujeros de la nariz, Genichiro Yagyu, editorial Media Vaca, 2008

 

3 -MUESTRA CÓMO SE VE EL MUNDO A TRAVÉS DE LA CIENCIA: Más allá del tema en concreto, ofrecen al lector, sea cual sea su edad, la posibilidad de aprender a pensar como un científico.

De un modo directo o indirecto el libro trabaja desde el pensamiento y la metodología del científico: observar, preguntarse, elaborar hipótesis, contrastar opiniones, comprobar, aceptar críticas, elaborar teorías, afianzar el conocimiento, seguir preguntándose. 

primatesp3

Primates. La intrépida ciencia de Jane Goodall, Dian Fossey y Biruté Galdikas, Jim Ottaviani y Maris Wicks, Norma Editorial, 2015

 

4 – TE HACE PROTAGONISTA:  Habla directamente al lector, le proponen ideas, actividades, le invita a observar su entorno, a cuestionar sus creencias, a participar en el mundo. Cree en las posibilidades del niño, lo trata como el joven científico que es potencia y conecta con sus inquietudes y deseos, proponiéndole retos ambiciosos aunque asequibles.

La Senda de la Naturaleza: Pájaros, Malcom Hart

La Senda de la Naturaleza: Pájaros, Malcom Hart, ediciones Plesa, 1986

 

5 – ES DIVERTIDO: Todos los lectores desean divertirse, aún más los niños. La ciencia no es sagrada y el lector no necesita ser un experto. Humor, capacidad de generar sorpresa, enfoques sorprendentes, belleza, son caminos para enriquecer y  disfrutar del libro.  Esto no impide que el contenido del libro, dosificado en la medida que se desea,  sea igualmente claro y riguroso. El libro de divulgación se lee porque se quiere, esa es su gran fuerza.

Zoóptica. ¿Sabes cómo ven los animales? - Guillaume Duprat (2)

Zoóptica. ¿Sabes cómo ven los animales? Guillaume Duprat, SM, 2014

 

6 – GENERA NUEVAS PREGUNTAS:  Ejercitar la capacidad crítica del lector, despertar su curiosidad por nuevos temas y descubrirle el placer de aprender, son algunos de los objetivos intrínsecos de libro de divulgación científica. Por ello, no acaba en sí mismo y de un modo u otro propicia la elaboración de nuevas preguntas, mostrando  el camino hacia nuevos títulos o lugares (museos, páginas de internet, asociaciones…) donde el lector pueda seguir aprendiendo.

Bestiario, Adrienne Barman

Bestiario, Adrienne Barman, editorial Libros del Zorro Rojo, 2008

 

7 – EMOCIONA: En estos libros hay mucho más que ciencia, hay entusiasmo, curiosidad, hay belleza, asombro, preocupación, dudas, humor, valor… Transmitir pasión por el tema  es el mejor camino para llegar al lector.

El árbol de la vida, Peter Sís

El árbol de la vida, Peter Sís, RqueR, 2004, Barcelona

 

8 – ES HONESTO: Resulta interesante cuando el autor comparte sus inquietudes y motivaciones a la hora de hacer el libro, o presta atención al apartado de agradecimientos. Ver al autor tras el libro y conocer su proceso para darle forma da nuevas perspectivas al lector, le proporciona herramientas para adoptar una mirada más igualitaria ante el texto, más crítica y a la vez más cercana y realista.

A su vez, mostrar las controversias de la ciencia, las dudas y errores, las historias personales de los hombres y mujeres que la construyen y los desafíos que aún aguardan,  la hará más cercana e interesante.

Científicas. Cocinan, limpian y ganan el premio nobel (y nadie se entera), Valeria Edelsztein

Científicas. Cocinan, limpian y ganan el Premio Nobel (y nadie se entera), Valeria Edelsztein, Colección La ciencia que ladra…, editorial Siglo Veintiuno, 2014

 

9 – ES AUDAZ: La ciencia permite hablar de una gran cantidad de temas con claridad y dejando de lado muchos prejuicios. Los niños quieren formar parte del mundo adulto. Los libros valientes les tratan con respeto y les dan la posibilidad establecer ese diálogo.

Cuéntamelo todo. 101 preguntas realizadas por niños y niñas sobre un tema apasionante, Katharina von der Gathen

Cuéntamelo todo. 101 preguntas realizadas por niños y niñas sobre un tema apasionante, Katharina von der Gathen, Anke Kuhl, editorial Takatuka, 2016

 

10 – ES CREATIVO:  En los temas, enfoques y recursos utilizados. Frente a la abundancia de recursos actuales,  en el mundo editorial toman fuerza aquellos libros que ofrecen una mirada personal y una propuesta creativa ambiciosa.

Incluso los temas más trillados pueden presentarse bajo una mirada renovada. La variedad de temas y de formas de contarlos multiplica las posibilidades del lector de construir su conocimiento sobre un mundo diverso.

Rise and Fall. A picture of life, Micah Udberg

Rise and Fall. A picture of life, Micah Udberg, Nobroww Press, London

 

No todos los buenos libros reúnen todas estas cualidades, pero sí han de lograr un equilibrio entre varias de ellas para cumplir aquello a lo que aspiran: invitar al lector a mirar el mundo a través de la ciencia y lograr que experimente el pacer de descubrir algo nuevo. Si lo logran, el lector tratará de repetir la experiencia y descubrirá que tiene ante sí un inmenso y fascinante territorio por explorar.

EXTRAS: 

Al continuación incluyo una bibliografía completa de los libros mencionados en la charla, apenas una minúscula muestra de lo que puede encontrarse en las librerías, y una serie de enlaces a libros, artículos y blogs que hablan sobre los libros de conocimientos para niños, científicos o no.

Quiero hacer una mención especial al trabajo de Ana Garralón, Premio Nacional de Fomento a la Lectura 2016, quien lleva muchos años dedicada a reivindicar este área tan apasionante y que ha logrado contagiarme, como buena divulgadora, de su pasión por los libros informativos. Su trabajo sobre el tema:  Leer y saber, los libros informativos para niños, me ha servido de guía en este aprendizaje que acaba de comenzar, y sus cursos on-line sobre esta y otras áreas de la lectura, son de lo más recomendables.

También he recibido ayuda de mi bibliotecaria de cabecera, Estrella Sánchez Marcos, y de sus compañeras de la Biblioteca Torrente Ballester, de Salamanca, que me facilitaron todos los libros que necesité, me comentaron sus experiencias con jóvenes lectores de libros informativos y  guiaron mis pasos hacia nuevos autores y obras. Desde aquí les agradezco su ayuda y el entusiasmo con el que trabajan para que podamos seguir explorando.

Libros de divulgación científica para niños citados en la charla:

Bibliografía especializada:

Para seguir explorando:

Y, por supuesto, ¡en las áreas de Conocimiento de las secciones infantiles de todas las Bibliotecas Públicas!

 

 

 

Regresa Lila Sacher

El 22 de septiembre es la fecha de lanzamiento de «Lila Sacher y los Muelles del Horizonte«, la nueva novela protagonizada por Lila y su tío Argus.

Si en «Lila Sacher y la expedición al norte«, viajábamos con ellos hasta San Petersburgo y de allí hasta el mar de Ojotsk, en Siberia, a la búsqueda de una expedición científica perdida, esta vez Lila y su tío decidirán tomarse unas merecidas vacaciones. El lugar elegido es una ciudad llamada Opalina, que según han oído es famosa por sus bellos atardeceres. No hacer nada y ser unos verdaderos turistas es su objetivo tras tantas aventuras, pero  cuando finalmente lleguen a su destino descubrirán que eso no es tan sencillo como parece .

¿Por qué Opalina ha caído en desgracia? ¿Qué sucede en ese lugar, mar adentro, al que todos llaman los Muelles del Horizonte? ¿Puede el amor irrumpir en tu vida sin previo aviso? ¿Qué se hace en esas circunstancias? Esas y otras muchas cuestiones son las que los protagonistas tendrán que enfrentar,  viéndose obligados a elegir entre limitarse a pasear por la playa o lanzarse de cabeza a nuevas aventuras. ¡No hace falta conocerlos mucho para saber qué elegirán!

Así comienza la novela:

LA PRIMERA VEZ que oímos hablar de Opalina, tío Argus y yo acabábamos de regresar de una expedición de dos meses por el interior de Groenlandia. Precisamente en ese momento estábamos descongelando nuestros calcetines frente a la chimenea de Emilia Pantingrem, farera del faro más septentrional de aquella inmensa isla.

Tío Argus es inventor, el mejor que yo haya conocido. Según él, no hay nada mejor para un inventor que mantener los ojos abiertos y las piernas en forma, ¿y qué mejor manera de lograr ambas cosas que viajar por el mundo? Juntos hemos cruzado selvas y desiertos, descubierto nuevos volcanes y realizado largas travesías en barco. Sin embargo, aquel viaje por Groenlandia había resultado especialmente duro. No solo por las interminables ventiscas, el inesperado encuentro con un buey almizclero y el alud del que habíamos escapado por los pelos, sino muy especialmente por la congelación completa y persistente de todos y cada uno de nuestros calcetines. ¿Hay acaso algo más molesto que tener día y noche los pies fríos?

[SEGUIR LEYENDO EL PRIMER CAPÍTULO]

Ciencia para todos: Naukas Bilbao 2016

Este viernes, día 16 de septiembre, comienza Naukas Bilbao 2016, el que probablemente es el encuentro de divulgación científica más esperado del año en España.

Durante dos días, y en el marco de una ciudad siempre vibrante, apasionados por la ciencia de todas las edades  se reúnen para vivir un intenso maratón de charlas en los que pueden escuchar hablar (eso sí, solo durante los diez minutos que dura cada ponencia) sobre los temas más diversos: robótica, biología, nutrición, matemáticas, astronomía, neurociencia y mucho más. Con un lenguaje cercano y accesible, a menudo con un gran sentido del humor y siempre con pasión,  estas charlas acercan por igual a expertos y principiantes a las maravillas que nos rodean y que la ciencia trata de comprender.

Este año, entre otros, podremos escuchar las charlas de  Dani Torregrosa, Jose Scientia, JM Mulet, Laura Morrón, JR Alonso,  o las entrevistas al astronauta Pedro Duque y a la científica María Blasco . ¡Y no hay que olvidarse de la programación dedicada a los niños, en Naukas Kids, con charlas y talleres pensados para ellos!

1-el-profesor-astrocat-y-las-fronteras-del-espacioDespués de asistir hace un par de años y disfrutar enormemente, esta será la primera vez que participe como ponente.  Es algo que me hace ilusión y supone, a la vez, un reto. Será el viernes 16 a las 18:10 y propondré una una aproximación breve pero intensa a los libros de divulgación científica para niños, un área que se encuentra actualmente en plena ebullición creativa y que merece la pena ser explorada por lectores de todas las edades.

Después colgaré aquí la intervención, con los apuntes bibliográficos para que, quien lo desee, pueda localizar los libros que he mencionado y seguir explorando.

La entrada a las jornadas Nauka es gratuita hasta completar el aforo, y  tienen lugar en el edificio del Paraninfo de la UPV/EHU, muy cerca del Guggenheim, durante el viernes y el sábado, 16-17 septiembre. ¡Nos vemos allí!

Talento

Palabras para la entrega del Premio Fuencisla García Nieto – 15 junio 2016 Colegio Champagnat de Salamanca

             En primer lugar quería dar las gracias a los organizadores, el AMPA del Colegio Champagnat y al propio colegio, por invitarme a  esta entrega de premios literarios que es también un momento de fiesta, una ocasión para encontrarse y celebrar juntos que todos somos capaces de inventar, de disfrutar leyendo nuevas historias y de reconocer el trabajo y el talento de los demás.

Y del talento, precisamente, es de lo que quería hablar esta tarde, aunque sea muy brevemente.

A menudo pensamos que las personas con talento son algo excepcional. Que el talento solo se da en raras ocasiones. Por supuesto, esto no es cierto. La gente normal estamos llenos de talento. Lo que nos falta, a menudo, es descubrirlo, y atrevernos a disfrutarlo.

Porque, ¿qué es el talento? ¿Es ser un genio? En absoluto. ¿Es poder hacer determinadas cosas bien, sin ningún esfuerzo? ¡Claro que no!

El talento es, más que nada, una posibilidad. Algo que se nos da bien, que nos gusta hacer, para lo que tenemos facilidad. Pero que no se desarrollará a no ser que le dediquemos tiempo, atención, cuidados.

A veces no está claro cuál es nuestro talento, pero eso no significa que no lo tengamos. Solo hay que saber verlo. Para descubrirlo hay que explorar, atreverse a hacer cosas nuevas, por ejemplo, participar en un premio de relatos en el colegio.

También puede ocurrir que no le demos demasiada importancia a nuestras habilidades. Cocinar, contar chistes, jugar al fútbol, pintar, cantar, escribir, resolver problemas matemáticos, o sencillamente tener paciencia y saber escuchar. Podemos pensar que hay otros que lo hacen mejor que nosotros. O quizá tengamos miedo a hacer el ridículo, como si deseásemos algo que está fuera de nuestro alcance. Puede ser, incluso, que creamos que para que valga la pena dedicarle tiempo y esfuerzo debería existir la promesa de que algún día nos haga ricos y famosos. Desde esa perspectiva cualquier cosa que no lleve a este punto se convierte en un fracaso, y ¿por qué arriesgarse a fracasar?

Es la idea de que el talento es limitado. Que solo pueden tenerlo unos pocos para que sea realmente valioso. Que cuanto menos lo posean, más valioso es. Así, es muy común la figura del artista que desprecia sistemáticamente a sus colegas poniendo en duda su autenticidad, su originalidad, su calidad. Los ve como contrincantes en esa exclusividad sobre el verdadero talento. Su mera existencia es una amenaza, mina su confianza, porque ¿hay acaso talento para todos? ¿Es su talento de menor categoría? ¿Tiene el mismo valor si hay otros que igualmente lo dominan? ¿No será él mismo el estafador? Algunos ni siquiera lo intentan, desestiman directamente la posibilidad de explorar tal o cual campo porque ya hay una persona en su entorno que destaca en él.

Es una pena verlo de este modo. A mi entender el talento es infinito. Repitámoslo: el talento es infinito. La posibilidad, la potencialidad, lo es. En su esencia. No importa que lo dominen dos personas en todo el mundo, diez, cien, o mil millones. Nos hará igualmente felices.

Con los cuidados adecuados, ese talento que inicialmente es pequeño puede crecer y convertirse en algo que enriquezca nuestra vida cotidiana, nos dé momentos de alegría, un proyecto en el que avanzar, algo que compartir, experiencias y desafíos nuevos que afrontar. Algo que nos haga más felices y que, de un modo directo o indirecto, también haga felices a quienes tenemos a nuestro alrededor.

Pienso que premios como el Fuencisla García Nieto, abiertos, participativos, amplios en su reconocimiento, buscan precisamente eso. Fijar su atención sobre todos nosotros, alentarnos a descubrir que podemos disfrutar escribiendo, recordarnos que es emocionante probar a hacer cosas distintas, que tenemos que mirar a nuestro alrededor con confianza y lanzarnos a participar en el mundo de la manera más activa y creativa posible. Y es que descubrir y apoyar el talento de los demás, ya sean alumnos, hijos, amigos, parejas o simples conocidos, es uno de los talentos más bonitos que hay.

Muchas gracias por invitarme a compartir este día con vosotros y felicidades a los premiados y a todos los participantes.

¿Por qué escribes para niños?

A menudo me preguntan por qué escribo para niños. Hay quien asegura, al preguntármelo, que sería incapaz de algo semejante. Lo dicen como si se tratase de escribir en un idioma olvidado. Otros, más bien, parecen no entender semejante extravagancia, aunque les tranquiliza su apariencia tan insignificante. Algunos quieren creer que yo misma vivo en un cuento, como si fuese un personaje corriendo tras un conejo que llega tarde a su cita, y otros, los menos, me miran con pena, dudan, titubean, y desean preguntarme si de esto se vive hoy en día. «Difícilmente», les diría, si preguntasen, pero casi nunca preguntan.

Lo cierto es que me hace feliz escribir para niños y jóvenes. Y que por diversos motivos, algunos de los cuales intentaré dilucidar ahora, acuden a mí una gran cantidad de historias que sé de inmediato que serán disfrutadas mayoritariamente por los lectores más jóvenes. Es cierto, sin embargo, que siempre confío en que produzcan placer también a aquellos intrépidos y sabios adultos que derrochan alegremente su tiempo en este tipo de lecturas. (Todo un despilfarro teniendo en cuenta que no podrán ser comentadas más que en restringidos círculos, quizá tan restringidos como la habitación de sus hijos. Aunque, por otra parte, ¡qué conversación extraordinaria para concluir el día!)

toilet-paper-roll-art-diy

by Anastasia Elías

Escribir para niños mantiene atenta mi mirada sobre las cosas aparentemente inútiles. A veces es en detrimento, es cierto, de las útiles, pero a cambio me proporciona una fuente de alegrías a la que difícilmente querría renunciar. Este trabajo, a duras penas considerado como trabajo por la inmensa mayoría, me permite indagar en la misma tarde en la desmesura de los príncipes mongoles durante el Raj británico y preguntarme, a continuación, con gran interés, por los sistemas de riego y canalizaciones de la Grecia antigua.

Otro aspecto placentero es que en este trabajo es imprescindible perder el tiempo. A veces se me olvida y los resultados son funestos. Y es que perder el tiempo, como todo el mundo sabe, no es sencillo. Al menos si pretendes hacerlo despreocupadamente y sin ningún sentimiento de culpa, una emoción francamente molesta que suele impedir que las ideas que tienes en tu mente se organicen por fin y sepas cómo termina esa historia. Encontrar el equilibrio justo entre la conquistada rutina, necesaria para dar forma y fundamento a todas las historias que acuden, y salir de ella el tiempo necesario para no convertirte en una bruja con siete gatos, es un esfuerzo titánico lleno de sonados fracasos.

Por otra parte, no sé si en ningún otro trabajo jugaría a mi favor esta memoria mía. Es sabido que tengo por cabeza un colador por el que pasan muchas lecturas, sí, visitas a museos, sí, artículos de todo tipo, también, pero de los que apena quedan datos concretos, solo una amalgama primigenia que tiene como única cualidad el poder convertirse cualquier día en materia de un cuento.

7108

by Anastasia Elías

Me gusta escribir para niños. Hay quien dice que el vocabulario en estas obras es por definición limitado. Me quedo estupefacta. ¡Todo lo contrario! El vocabulario puede ser, si lo deseas, exuberante, explosivo, extraordinariamente preciso o escandalosamente extravagante.  ¿En qué otra disciplina podría utilizar palabras como pirata, brigadier, jirafa, gabinete, rubíes, equinoccio, en cuestión de unas pocas páginas? ¿Quién me permitiría inventarme otras nuevas, «caracolius cristalinus», y hacerlas tan reales como plátano, zapato, patata?

Por otra parte, me gusta tomarme con cierto humor el juego literario en el que el lector y yo andamos metidos, y los más jóvenes siempre están dispuestos. También me gusta construir con cuidado un lugar donde estar, con sus personajes, sus paisajes y sus peligros, y ofrecérselo a quien me siga. Asegurarle que podrá volver allí siempre que lo necesite, que será un buen lugar donde ocultarse, que será bienvenido. Los lectores adultos desconfían de los refugios, los lectores más jóvenes intuyen que es imprescindible contar con alguno.

Me gusta, también, del escribir para niños, el poder decir alguna verdad sin grandes aspavientos, con la sencillez de quien no tiene que aparentar haber descubierto nada nuevo.

Y por último, me gusta porque aún tengo mucho que aprender. Porque todo está aún por ser hecho. Porque hay que saber hacerlo muy bien. Porque a ellos, precisamente a ellos, que podrían aceptar por válido algo menos bueno, hay que darles lo mejor. Y porque el día menos pensado, hoy, se muestran como críticos exigentes, implacables y sinceros.

 

Este texto apareció en la revista Leo y Lía, dedicada a la literatura infantil y juvenil y publicada por LIBRERíAS L, un grupo de librerías independientes de distintas ciudades de España, unidas por el convencimiento de que trabajando juntas pueden seguir conservando su sello personal y a la vez llegar más lejos. 

 

 

¿Y qué contamos en la fiesta de Edelvives?

El pasado 9 de junio, jueves, se celebró en Madrid la entrega de los Premios Edelvives 2016. Y allí estuvimos Isabel Hojas (recién llegada de Santiago de Chile) y yo para recoger nuestro premio de álbum ilustrado para nuestro proyecto «La familia de la vajilla impar», que se publicará en otoño.

La entrega de estos premios van acompañadas cada año de una gran fiesta, en la que la editorial sorprende a los invitados (¡y a los premiados!) con una puesta en escena siempre distinta y espectacular. Este año se celebró en el Nuevo Teatro Alcalá y giró en torno a la danza y pudimos disfrutar de distintos números de danza a cargo de la compañía Los Vivancos, alternándose con la lectura de algunos fragmentos de las obras premiadas y la proyección de imágenes relacionadas con ellas.

Y tras una divertida entrada en escena de los premiados en el escenario del teatro (¡bajo la inmensa capa roja de uno de los bailarines!) nos tocó decir unas palabras sobre nuestro trabajo. Esto es, aproximadamente, lo que contamos Isabel y yo sobre «La familia de la vajilla impar», por si a alguien le apetece curiosear.


Voz en off acompañando a las  imágenes del álbum a modo de introducción:

La-familia-de-la-vajilla-impar---Beso-720pxHay quien piensa el mundo en números pares.

Dos candelabros, cuatro cucharas, seis tenedores, ocho copas de vino.

Pero lo cierto es que la vida está llena de números impares, de pérdidas, de reinvenciones, de extravíos.

Esta es la historia de la familia de la vajilla impar… y de sus incontables amigos. 

 

Isabel Hojas y Catalina Gonzalez - Premio Album Ilustrado Edelvivies 2016

Isabel Hojas y Catalina Gonzalez, posando con dos de las ilustraciones

Palabras de Isabel Hojas

Hace unos años nos conocimos con la Cata en la feria del libro de Guadalajara. Nos hicimos amigas y nació la idea de hacer algún libros juntas. La idea quedó rebotando y se hizo más fuerte luego de que la Cata viniera a Chile con su novio José de visita.

Con la Cata nos tomamos las cosas con calma, paso tiempo y entre otras cosas, me casé. Uno de los regalos que nos hicieron, fue un juego de loza. El regalo nos lo hizo mi tía abuela Felisa: loza blanca, de porcelana, para las comidas más elegantes.

Cuando entra ese tipo de cosas a mi casa , como una especie de rito y para que quede listo para usar, lo lavo. Luego de lavar todo, hice espacio en un mueble y lo guardé.

Al terminar, miré todo el juego, los platos apilados en pequeños montones, las muchas tazas y tacitas. Antes de cerrar la puerta del mueble, pensé, con esa mezcla de aprehensión y ansiedad que generan las cosas nuevas : ¿Cuánto tiempo me irá a durar completo? Esa misma tarde, la Cata me mandó un mail, con la historia de la vajilla impar. Fue una invitación irrenunciable.

 

Palabras de Catalina González

premiados Premios Edelvives 2016

Autores premiados – Premios Edelvives 2016

La historia del álbum es muy sencilla. A través del recuento de piezas de su vajilla cuenta la historia de la familia protagonista a lo largo del tiempo, desde que los niños son pequeños hasta que crecen.

Desde el principio quisimos que fuese un cuento acogedor. No solo porque habla del hogar, sino porque nos apetecía dar forma a un álbum en el que perderse, en el que mirar y mirar. Un álbum al que quisieras regresar, como se regresa una y otra vez a las pequeñas anécdotas que van dando forma a la historia familiar. Isabel ha conseguido eso y mucho más, pues ha llenado ese espacio doméstico de calidez, de humor y también de verdad.

Una de las cosas más bonitas del proyecto es que hay un continuo juego entre texto e ilustración. Mientras el texto se centra en el recuento de las piezas, con sus continuos ajustes y correcciones, las ilustraciones nos muestran escenas cotidianas en las que podemos descubrir el destino que esas piezas han sufrido, demás de apuntes sobre pequeñas tramas que vamos siguiendo a lo largo del tiempo.

Hay mucho de Isabel y de mí en este álbum. De nuestras infancias y también de los libros que nos gustaban de niñas, a miles de kilómetros la una de la otra.

Me gusta pensar que este es un cuento feliz sobre una familia imperfecta. Una celebración, en definitiva, del estar juntos y quererse.

Entrevista para La Gata de Almohada

A raíz de la concesión del Premio Álbum Ilustrado Edelvives 2016 a Una vajilla impar, estuve conversando con Mariluz, de La Gata de Almohada, sobre el trabajo que hay detrás de este proyecto y otras curiosidades más.

Traslado aquí una de las cuestiones que se plantearon, acerca del trabajo entre ilustrador y autor. La entrevista completa podéis encontrarla en este enlace.


L.G.A: Hemos leído en tu blog la bonita relación, si nos permites la palabra, gestada entre tú y la ilustradora de este libro, Isabel Hojas. ¿Cómo de importante es para ti que entre ambos creadores en este caso, haya esa chispa? ¿Cómo ha funcionado en Una vajilla impar?

La «chispa» personal entre el ilustrador y el escritor no es imprescindible para que un proyecto vea la luz, ni para que sea excelente. El editor puede hacer perfectamente de bisagra, de tal modo que ni siquiera lleguemos a conocernos personalmente. De hecho, probablemente este sea el camino más habitual, y yo estoy feliz con algunos libros que se han resuelto de ese modo. Sin embargo, para mí es un gran placer trabajar con ilustradores cuyo trabajo me interesa y con los que me siento cómoda, a gusto. Formar equipo con ellos, sorprenderme con los resultados que van obteniendo, encontrar el equilibrio en la forma de trabajar, distinta para cada persona, aprender a mirar a través de sus ojos. Todo eso me enriquece mucho, y me siento muy afortunada de poder disfrutarlo.

Eso incluye la relación personal que se establece con el ilustrador con el que estás armando el proyecto. Generalmente los contactos son a distancia, a través de mails y llamadas, y para alguien que trabaja muchas horas a solas, como decía antes, incluir este tipo de dinámicas dentro de la rutina cotidiana es muy refrescante.

 

gato-Isabel-Hojas-web-

 

Con Isabel Hojas la «chispa» ha estado ahí desde el primer momento. Nos conocimos, nos hicimos amigas y pensamos en hacer algo juntas. Por eso digo que para mí este álbum está unido indisolublemente a ese proceso en el que hemos ido ir cultivando y afianzando nuestra amistad. Y eso forma parte de las recompensas cotidianas de las que hablaba antes. Un nuevo boceto que llega a tu correo, un intercambio de opiniones sobre esta o aquella ilustración, contarnos cómo nos va la vida… todo eso hace que el trabajo esté entrelazado con lo que le da sentido.

Un placer y una alegría colaborar con esta estupenda revista online de literatura infantil y juvenil.

P.D. La imagen principal de la entrada es la mesa de Isabel Hojas en algún punto del proceso de trabajo de La vajilla impar.

Lampedusa lector

El viernes visité la exposición sobre las lecturas de Lampedusa que se expone en la Casa del Lector, en Matadero, Madrid. Es una exposición modesta en su aspecto pero muy rica en contenido, ofrecido en pequeñas píldoras.

Ordenados por tradiciones literarias, anglosajona, francesa y con una pequeña visita a las lecturas españolas de Lampedusa, se exponen algunos de los libros que pertenecieron a su biblioteca personal, así como apuntes manuscritos en los que recoge las impresiones que sobre estos quería compartir en sus sesiones de lectura con su joven discípulo, Francesco Orlando.

 

Lampedusa-library-1070px

Biblioteca de Lampedusa

 

Cada autor viene acompañado de un breve texto introductorio, siempre interesante, y se destaca una cita de Lampedusa referente a él. En mi opinión el gran mérito de la exposición es que estas citas están muy bien escogidas y son tan potentes que bastan para darle fuerza y vida al recorrido. A través de ellas logramos sentir la gran pasión de Lampedusa por estos autores y podemos hacernos una idea de la profunda comprensión que tenía de sus logros y de la arquitectura que sostenía sus obras.

Como muestra tres de sus apuntes:

«Stendhal ha logrado resumir una noche de amor en un punto y coma».

«La Rochefoucauld desmonta tornillo a tornillo el mecanismo de las acciones humanas y consigue encontrar el eje que lo mueve todo: lo que él llama amor propio y ahora nosotros llamamos egoísmo. Nos presenta una humanidad brutal a pesar de la perfecta urbanidad del lenguaje y el estilo de diamantina simplicidad y claridad».

«Las ideas de Montaigne puede ser bellas y buenas; otros las tuvieron antes que él, otros las tendrán después. Las ideas se dan siempre en número limitado, como las sensaciones, como las confesiones. La única droga que embalsama por los siglos de los siglos la momia de las ideas, es el estilo. El estilo de Montaigne.»

 

Lampedusa-en-un-banco-720px

Giuseppe Tomasi Lampedusa (Palermo, 1896 – Roma, 1957)

 

Remata la exposición un manuscrito de El Gatopardo – con una caligrafía limpia y extremadamente ordenada, en lo que supongo que será una copia en limpio de la obra-, fragmentos mecanografiados de su famosa novela, y un recorrido paralelo por la adaptación que hizo de ella Visconti en 1963.

«Leer bien para vivir mejor», es el subtítulo de esta exposición en la que junto a Mercedes Monmany ha participado como comisario el hijo adoptivo de Lampedusa, Gioacchino Lanza Tomasi. Toda una declaración de principios o quizá solo una forma de estar en el mundo.