Roald Dahl cumple 100 años

Para celebrar el centenario de nacimiento de Roald Dahl, uno de los más queridos escritores de literatura infantil y juvenil del siglo XX, la revista Barbar nos ha lanzado un  par de preguntas sobre su obra a varios autores e ilustradores.

Siempre es estupendo hablar de los libros que te gustan, pero si son los de Dahl lo es aún mejor. Estas son mis respuestas:

¿Recuerdas cuál fue el primer libro de Roald Dahl que leíste?

Las-brujas--Roald-Dahl-1070x642Si no me equivoco, fue Las brujas. Lo saqué de la biblioteca y aún recuerdo esa mezcla de diversión y asombro ante lo que leía. Como diciéndome “Esto no es lo que suelo leer”, “Esto da un poco de miedo…”, “¿No se está pasando un poco aquí el escritor?”. Eso me encanta de Roald Dahl, como cuando comienza James y el Melocotón Gigante contándote que sus padres han muerto ¡devorados! por un rinoceronte. Esa mezcla suya de humor, de algo terrible y a la vez emocionante, de personajes que son más niños que héroes y a la vez se enfrentan a grandes dilemas de una manera valiente, descarada, intrépida.

Curiosamente, el libro que se veía mucho en aquellos años era Charlie y la fábrica de chocolate. ¡Estaba en todas partes! O esa era mi sensación. Pero yo le tenía manía a la portada. No me gustaba y me resistí a leerlo por más que se cruzase en mi camino. Ahora la he buscado en internet la imagen de la edición de aquellos años de Alfaguara, y no es tan terrible. Sin embargo, sospecho que si en su portada hubiese encontrado un dibujo de Quentin Blake lo hubiese leído entonces y no tantos años después.

Si tuvieras que recomendar solo uno de sus libros, ¿cuál sería? ¿Por qué este en concreto?

Es realmente difícil elegir. Matilda, Las brujas, James y el Melocotón Gigante, Cuentos en verso para niños perversos y Charlie y la fábrica de chocolate son probablemente mis favoritos.

Pero si tengo que recomendar solo uno… me quedaría con Matilda. Su amor por los libros, su independencia en un entorno hostil y su capacidad, a la vez, de reconocer y aproximarse a lo que le es afín, la convierten en un personaje de esos con los que te encariñas para siempre.

Matilda-Roald-Dahl-543x720-px

Además, creo que Matilda es uno de los libros más redondos de Dahl. Aunque soy una gran admiradora de toda su obra, pienso que algunos de sus títulos tienen una primera parte fabulosa, que te encandila y te seduce, y que después, de algún modo, ni siquiera él es capaz de estar a la altura. Todas las maravillas de la fábrica de chocolate no son comparables a la mezcla de emociones que provocan las primeras páginas de ese libro, con el joven Charlie deseando desesperadamente encontrar la tableta premiada, la familia acurrucada en la pequeña casa junto a la gran fábrica, el peso de la tableta de chocolate en sus manos…

Sea como sea, Roald Dahl es uno de esos escritores de los que recomendar sin dudarlo todos sus libros. Una apuesta segura. Puede que unas historias te gusten más y otras algo menos, pero disfrutarás con todas y de cada una te quedarás con algo, una imagen, un personaje o una buena carcajada.

Si queréis conocer cuáles son las recomendaciones de autores como Diego Arboleda, Pedro Mañas, o ilustradores como Patricia Metola, podéis encontrarlos aquí.